En defensa de los derechos humanos y comunitarios en
el Pacífico Colombiano

Edwin Legarda / En su memoria

El 16 de Diciembre de 2008, un mes luego de terminar la marcha a Bogotá, en un intento por asesinar a la líder indígena Aida Quilcué, el ejército Colombiano, por órdenes del más alto nivel, asesinó a su compañero, Edwin Legarda. La intención de este magnicidio era presentar a Aida y a Edwin como miembros de las FARC en un montaje en el que se encontraran armas y camuflados en la camioneta donde los mataron. Un “falso positivo”. Uribe se legitima señalando toda oposición como si fueran de las FARC. En el caso de la Minga, el propósito es difamar una agenda que lo desnuda. El desafío de la Minga es precisamente el de demostrar desde su agenda, que en Colombia hay más que guerra entre el Estado y la Insurgencia armada. Hay un pueblo de pueblos con su agenda. Esto amenaza al proyecto de muerte y a quienes se benefician del mismo.

Leave a Reply